Señoras y señores, estamos flotando en el espacio

ladies-gents-620

La gata, sorda, me mira fijamente cuando vuelvo a darle al play. ¿Ese disco otra vez?, parece preguntar. Sí, ese disco otra vez. Ese puto disco otra vez. El disco se llama Ladies and gentlemen we are floating in space. Si tecleas en la sección de imágenes de Google las palabras Ladies and gentlemen we are floating in space, encontrarás la portada. La portada simula una caja de medicamentos. En la parte superior izquierda, en azul oscuro, aparece la palabra Spiritualized acompañada de esa R que quiere decir marca registrada. Más abajo, en el mismo azul, encuentras las palabras Ladies and gentlemen we are floating in space.  Más abajo, ocupando la mitad de la portada, encuentras una secuencia de círculos blancos sobre fondo azul. Más abajo, la indicación 1 tablet 70 min.

Puedo escuchar el disco todo lo fuerte que quiera, no hay nadie en casa, la puta gata es sorda y yo podría bailar desnudo porque a nadie le importaría una mierda.

Ladies and gentlemen we are floating in space es lo que escupió Jason Pierce cuando Kate Ridley, teclista de la banda, le dejó por Richard Ashcroft, de The Verve. 70 minutos de insatisfacción, melancolía, rabia, dolor y desesperación.

Salgo a la calle y camino sin rumbo y me fijo en los nombres de las calles por si alguien me pregunta dónde he estado y me doy cuenta de que nadie me va a preguntar dónde he estado. Y vuelvo a este piso y vuelvo a darle al play y la gata, sorda, me vuelve a mirar fijamente, como preguntando: ¿ese disco otra vez?

Insatisfacción, melancolía, rabia, dolor y desesperación en forma de rock de garaje, psicodelia, space rock, noise, blues y soul. Es decir, una cita con Iggy Pop, Marc Bolan, Dave Brock, J Mascis, Eric Clapton y Sam Cooke. Todos en una habitación enana. Apenas caben. A Bolan le toca los huevos que Iggy vaya sin camiseta y a Iggy le roza el bigote de Brock y a Brock le enerva que Mascis esté siempre haciendo ruidos con la boca y Mascis no soporta que Clapton le mire por encima del hombro y Clapton va a romper en mil pedazos el cigarro que Cooke se está fumando para no reventar a hostias a Bolan. Eso es este disco. Esta mañana lo estaba escuchando a un volumen muy alto. Tenía el arroz en la cacerola, hirviendo. El caso es que me he despistado y cuando he vuelto a la cocina he visto cómo el agua se desbordaba, abrasando a su paso toda la mierda que hay en la cocina y sonaba No God only religion y quizá debí dejar que ese agua alcanzase cada kilómetro de esta ciudad.

Jason Pierce está en shock. No canta como si estuviera al borde del precipicio. Canta así porque está al borde del precipicio. Y tiene tanta clase que no necesita recrearse o decir fuck para dejar claro que está roto. Tiene tanta clase que tienes que revisar los créditos, porque es imposible que alguien que hace siete canciones parecía dispuesto a liarse a hostias con cualquier flipado de Madchester empiece ahora una estrofa diciendo que está demasiado ocupado para tener un corazón roto y que tiene muchas cosas que hacer para terminarla diciendo: Lord, I have a broken heart.

Y bajo las escaleras y un señor muy parecido a Jordi Pujol me dice que gracias por no encender el incienso en el balcón y le digo que yo no enciendo incienso y que quizá fuera mi compañero y él me vuelve a dar las gracias y me explica que tiene problemas de respiración y creo que resoplo. Estoy seguro: resoplo. Resoplo y estoy a morfemas de cogerlo del pescuezo y decirle que lo que tiene que hacer es escuchar un disco que se llama Ladies and gentlemen we are floating in space.

Y salgo a la calle y cojo el metro y voy a una exposición y Jason Pierce canta sobre una base que es puro blues. Dice que tiene un agujero en la cabeza y que Jesús y sus amigos murieron por nada y que ha vuelto a nacer y que un policía disparó a otro policía. Lo canta con una seguridad pasmosa, así que me yergo y dejo de lamentarte por un rato. Sigo caminando y presiento que el agua que hervía en la cacerola  va a tomar la ciudad. Quiero volver a nacer.

Señoras y señores, estamos flotando en el espacio. Creo que me estoy obsesionando con este disco.

Santini Rose