…Like Clockwork (Queens Of The Stone Age): abran paso

BUENACristales rotos. Asoma la batería de Joey Castillo. No hay duda, alguien ha entrado. Una guitarra reconocible suelta un mordisco. Castillo sigue a lo suyo. La guitarra vuelve. Con ese acorde repetido ya sabemos que es Josh Homme.

En Fargo Rock City, Chuck Klosterman escribe varias páginas preguntándose qué hace que un grupo sea metal. Klosterman recoge una cita de Rob Halford (Judas Priest) que dice que el metal habla del poder. Queens Of The Stone Age está más lejos que nunca de sonar metal, pero su poder sigue intacto. Suenan poderosos.

La guitarra de Homme se hace más intensa. Martillea. El líder comienza a cantar. Arrastra las palabras, hay una amenaza. De pronto sube el tono y la guitarra amaga un trueno. La canción termina y la amenaza sigue ahí. La angustia no ha explotado. Es Keep your eyes peeled, la  canción que abre …Like Clockwork, el nuevo disco de Queens Of The Stone Age. Sexto disco de Las Reinas después de seis años de silencio. Seis años que han servido para que Homme grabara Hearth on (2009)tercer disco de Eagles of Death Metal-, fundase Them Crooked Vultures -que publicaron un disco epónimo ese mismo 2009- junto a Dave Grohl y John Paul Jones, y se convierta en el hermano mayor de Alex Turner a partir de Humbug, también de 2009.

Homme también ha colaborado en cada paso que ha dado Mark Lanegan, ese mercenario que nunca perdona un favor. Baby Duck ha cumplido 40 años. Tiene dos hijos e intenta dejar de fumar. Nick  Oliveri y Joey Castillo abandonaron el barco, aunque colaboran en el disco. QOTSA ya no graban para el sello Interscope. Homme ha recalado en Matador, una discográfica independiente. Eso implica una mayor libertad, así lo explicó en SPIN:

No quería perder el tiempo discutiendo una idea creativa con alguien que no ha hecho música y no sabe de qué mierda está hablando. Era un gasto de energía. Yo solo  quiero hacer música y hacer arte y hacer vídeos y no me importa si es `para el single´. ¿A quién mierda le importa? No me interrumpas. No me censures. No me pares. Déjame estar.

2013QOTSA_NME120213

Carta de Queens Of The Stone Age a NME

…Like Clockwork vio la luz el 4 de junio, aunque se filtró semanas antes. Conscientes de que es casi imposible un streaming que se adelante al lanzamiento físico del disco, QOTSA ha desarrollado una estrategia de promoción excepcional. Meses antes de la publicación del disco enviaron cartas a las publicaciones musicales más influyentes. Estas cartas contenían mensajes contradictorios sobre el tiempo o lo duro que era encontrar inspiración. Después se filtraron las primeras canciones, primero en directo y luego con vídeos que seguían la estética de estos textos: una versión macabra de los dibujos de Gorillaz. Así, escuchamos gran parte de …Like Clockwork antes del 4 de junio. Esas canciones han crecido una vez que las hemos escuchado en su contexto.

En 1991, Metallica grabó un disco que cambiaría para siempre su carrera. Metallicaconocido popularmente como Black Album, suponía un alejamiento del trash metal. Incluso grabaron una -¡herejes!- balada. Para unos se vendieron. Para otros, demostraron ser algo más que una banda trash. Demostraron que escapaban de cualquier etiqueta. Ese caminar por las fronteras es una característica solo atribuible a las bandas más grandes que ha visto el ser humano. Metallica pertenecían a esa liga. Algo parecido pasa con …Like Clockwork. Algunos críticos han afirmado que Homme ha perdido la cabeza, que ya no hace stoner o robot rock. El argumento tiene parte de razón, pero es simplista: Ya no hace solo stoner o robot rock.  Queens Of The Stone Age también caminan por la frontera.

Estamos ante un disco heterogéneo. I sat by the ocean, la segunda canción, recuerda a la banda de los dos últimos discos. Unos QOTSA  más accesibles, que, sin embargo, no disminuyeron la calidad de sus composiciones. Tenemos que esperar a la quinta canción para encontrar algo semejante a la banda que reventó el mundo con Rated R y Songs for the Deaf. La canción se llama My god is the sunDave Grohl ha cogido las baquetas y se nota. Parece como si Homme quisiera recrearse en su libertad y Grohl le agarrara de la pechera y le recordara que es el animal más machacón que ha cogido una guitarra en los últimos 20 años. Homme asiente y comienza la demostración. La demostración de que no ha perdido nada de rabia. Si a veces suena calmado es porque ha tenido unos años de reflexión. Antes de este golpe desértico hemos escuchado The Vampyre of time and memory, quién nos iba a decir que esta banda utilizaría un piano y un sintetizador, e If I had a tail. La melodía de los primeros diez segundos recuerda a Mr Brightside de The Killers. Pero entra Grohl y la similitud desaparece. Guitarra, bajo y batería dibujan una atmósfera casi funk. A medio camino entre Studio 54 y Palm Desert. Caminar por la fronteras, decíamos.

Cuando se anunció que Dave Grohl y Trent Reznor colaborarían en …Like Clockwork, muchos nos frotamos las manos. Obviamos que Alex Turner y Mark Lanegan colaborarían. Cuando se anunció que Elton John también aparecería, arqueamos el cuerpo entero. ¿Elton John? ¿El señor del piano y los mil pares de gafas con Queens Of The Stone Age? Después nos relajamos y pensamos en la genialidad de Homme. Cualquier disco en el que aparece tiene la categoría de excepcional. Había que confiar. Aunque Elton John aparece solo en Fairweather friends, su influencia se expande por varios rincones del álbum. El fantasma de Muse sobrevuela la canción, pero nadie le ha invitado. En muchos momentos se roza la pomposidad superficial de los últimos discos de Bellamy y compañía. Pero el líder tiene un as en la manga: su guitarra. Josh Homme puede hacer que Zapatillas de El Canto del Loco suene profunda.  En  Kalopsia entra en escena Trent Reznor. Hace lo que se espera de él: nos transporta a otra dimensión. Esa que inventó hace más de 20 años. No esperábamos menos después de escuchar esa obra de arte titulada Mantra, recogida en la BSO del documental Sound City, donde se asocia con Homme y con el líder de Foo Fighters.  Turner coge la pluma y demuestra su condición de gran letrista del rock actual:

Copy cats in cheap suits

All playing it safe

While cannibals with their noose

Consume a parade

(Gatos de imitación en trajes baratos

Todos jugando a lo seguro

Mientras caníbales con sus narices

Consumen un desfile)

Josh Homme dijo que si fuera una jovencita de Sheffield estaría loca por Turner. El líder de Arctic Monkeys sabe que le debe la vida al pelirrojo y se lo va a agradecer por los siglos de los siglos. La emotiva …Like Clockwork cierra el disco. Decíamos que la influencia de Elton John iba más allá de la canción en la que cantaba. Esta es la prueba. Si la experiencia de Homme se nota en algún sitio es aquí. No suena rabioso, pero ha conseguido ser creíble en otro registro. En cualquiera que ha intentado. El viaje ha terminado.

Fotograma del videoclip de I appear missing

Fotograma del videoclip de I appear missing

La música de Queens Of The Stone Age siempre ha tenido un matiz sarcástico, especialmente en las letras. En este disco encontramos menos ironía. Homme lo explica así en SPIN:

Yo me tomo la música en serio, y sé que no soy un regalo de Dios para nadie, excepto para mi madre. (…) El sarcasmo debe usarse en las dosis apropiadas porque puede confundirte del tema central, que es un intento de cantar sobre la vida.

Las colaboraciones. En …Like Clockwork tocan hasta tres baterías: Dave Grohl, Joey Castillo y Jon Theodore (The Mars Volta). La banqueta es la única bacante de la banda, que cuenta en su alineación de 2013 con Troy Van Leeuwen y Dean Fertita a la guitarra, este último también toca el teclado, y Michael Shuman al bajo.

Queens Of The Stone Age han conseguido que hablemos de las colaboraciones de Elton John o Alex Turner y del aire funk de alguna canción sin sufrir un infarto. Lo han conseguido con la única característica que revolotea en todos sus discos: el estilo. Quizá no haya otra banda capaz de mezclar tantos universos musicales distintos sin caer en el ridículo.

Dean Fertita, Michael Shuman, John Theodore, Josh Homme y Troy Van Leeuwen

Dean Fertita, Michael Shuman, John Theodore, Josh Homme y Troy Van Leeuwen

Homme ha afirmado que, cuando toca, sigue sintiendo la emoción que le provocaban las jams desérticas cuando militaba en Kyuss. Allí entendió la razón de tocar:

La forma correcta de tocar no es por dinero ni por fama. Se supone que debes huir de todo eso. Tocas por el bien de la música y tocas porque no sabes qué ocurrirá, pero sabes que las posibilidades de que pase algo crecen cuando estás siendo honesto.

…Like Clockwork comienza con el sonido de unos cristales que se rompen. Alguien había entrado. Eran ellos. Eran Queens Of The Stone Age. Esa ruptura de cristales es una declaración de intenciones. Es como esa cámara que al final de Ciudadano Kane nos muestra qué era Rosebud. Josh Homme es consciente de que solo a través del arte puede llegar al fondo del alma humana.

Últimamente se confunde el hecho de que una banda cambie su estilo con que destroce su música. Cuando The Strokes o Yeah Yeah Yeahs sacaron sus discos, muchos dijeron que no eran malos, simplemente habían cambiado su sonido. Por momentos llegué a pensar que vivía en una caverna purista y que estaba cerrado a cualquier cambio. …Like Clockwork me ha hecho respirar aliviado. Han dejado claro que una banda puede mutar sin convertirse en una sombra de lo que fue. Estaré eternamente agradecido.